Skip links

5 cosas que te sorprenderán en (y de) Francia

Para los que no lo saben, estuve viviendo en la península durante 7 años. A lo largo de esta experiencia fuera de mi país de origen, pude observar infinitas diferencias culturales. Algunas me hicieron gracia y otras me sorprendieron, para bien o para mal. Esas curiosidades de las que te voy a hablar, las experimentarás también al llegar al país galo…

En este artículo, he decidido compartir contigo cinco diferencias fundamentales entre nuestros países. Si prefieres las sorpresas y quieres descubrirlas una vez en Francia, no sigas leyendo. De lo contrario, disfruta la lectura.

El desfase horario

A no ser que vivas en Canarias, la hora francesa es la misma que la hora española. Sin embargo, enseguida te darás cuenta de que los horarios franceses y españoles no tienen nada que ver… y sufrirás un ligero desfase horario. Sí, sí: olvídate de comer a las 14:00 o a las 15:00 en los restaurantes. Por la noche, tampoco podrás cenar a las 21:00 o 22:00 horas… ¡a no ser que sea en tu casa! En general, en Francia, se come sobre las 12:30/13:00 y se cena entre las 19:00 y las 20:00.

Te tocará también acostumbrarte a los horarios si necesitas realizar algunos trámites o irte de compras: lo normal es que las administraciones cierren entre las 12:30 y las 14:00.
Si necesitas comprar algo en el centro, hazlo antes de las 19:00, ya que esa es la hora de cierre habitual de las tiendas.

Otro dato interesante: en Francia, las tiendas suelen estar abiertas los sábados por la tarde, pero muchas no abren los lunes por la mañana o los lunes todo el día (¡y no es por culpa de ningún festivo!). Pasa lo mismo con los bancos: suelen abrir los sábados por la mañana, y cerrar los lunes todo el día.

Usted vs. tú

En Francia, el uso del usted está muy, pero que muy, extendido. Aunque te parezca raro, seguirás tratando de usted al panadero, incluso si llevas 20 años yendo a su panadería todos los días del año. ¿Por qué? Porque sigue perteneciendo a la categoría de los « desconocidos »: no es amigo tuyo, ni es familiar, ni sois compañeros de trabajo. Por norma general, se trata de usted:
al personal administrativo (en el Ayuntamiento, en Correos, en la Seguridad Social…)
al personal sanitario (médic@s, enfermer@s, dentistas, fisios…)
a cualquier persona desconocida o con la que hables por primera vez
a los superiores jerárquicos
a los profesores (en el instituto, en la universidad)
a las personas mayores

Para tutear a una persona sin meter la pata, lo mejor es esperar a que te invite a hacerlo. Oirás frases como: « ¿Nos tuteamos? » o « Por favor, tutéame ». Una vez el visto bueno recibido, podrás dejar atrás el usted, sin miedo.

Señor/a vs. cielo/guapa/cariño

Volvamos al tema de la panadería. Al entrar, el saludo más común que se suele oír, es el siguiente:
– « Messieurs dames (bonjour) » : Señores y señoras (buenos días)
– « Bonjour monsieur/madame » : Buenos días, señor/señora
Nada de cariño, cielo, bombón, corazón, hijo o hija. ¿Más sosos, los franceses? No forzosamente. ¿Más corteses? Tampoco. ¿Hábitos distintos? ¡Desde luego!

Todos en casa vs. todos fuera

Eso sí, te va a extrañar: pasear por la calle después de las 19:00 y… no ver a nadie fuera. Por lo menos, de domingo a miércoles, si vives en una ciudad pequeña o mediana. En las ciudades más grandes, los estudiantes suelen salir bastante los jueves, viernes y sábados. Sin embargo, aun así, te sorprenderá ver a tan poca gente en la calle. Pero, si pensamos en los horarios franceses, tiene sentido: a esa hora, la gente está en casa ya sea para preparar la cena, o para cenar.

Las aceras

Ni conozco todas las ciudades francesas, ni todas las ciudades españolas. Sin embargo, de lo que he visto, se puede decir que las aceras francesas y las aceras españolas tienen muy pocos puntos en común. Un Español hasta se podrá preguntar: « ¿Enserio que esa cosa se puede llamar acera? » Me explico: por lo general, las aceras francesas son mucho más estrechas que sus equivalentes españolas (¡Un punto para España!).

Además, por si fuera poco, las aceras francesas suelen estar plagadas de excrementos de perros (en comparación con los Españoles, ¡los Franceses son muy cochinos cuando se trata de recoger deyecciones caninas! ¡Un punto para España!).

Otra curiosidad: verás muchos coches en las aceras francesas. Si bien es verdad que el uso de los cuatro intermitentes es más moderado en Francia comparado con España (¡un punto para Francia!), los Franceses suelen aparcar con mucha frecuencia en las aceras, simplemente porque, si no hay señal, está tolerado. Es más: a veces, hasta podrás ver marcas en el suelo que te otorgan el derecho de aparcar la mitad del vehículo en la acera, y la otra en la calzada. Que yo sepa, eso no existe en la península. Por tanto, ¡un punto más para España!

Para concluir con el tema de las aceras, si eres peatón en Francia, más de una vez te tocará bajarte de la acera para seguir caminando… ¡por la carretera! Resultado del duelo de las aceras: España = 3 puntos, Francia = 1 punto.

¿Quieres descubrir más diferencias entre España y Francia antes de mudarte? Házmelo saber y le dedicaré otro artículo al asunto 😉

Join the Discussion