Clases y recursos de francés para fisioterapeutas

+33 6 01 86 85 72  |  camille@frances-en-linea.com

Cómo aprobar el examen de francés del colegio de fisioterapeutas en Francia

Si tu objetivo es irte a Francia para ser fisioterapeuta, no te quedará otra que demostrar tu nivel de francés, de una forma u otra. ¿Has oído hablar del examen de francés del colegio de fisioterapeutas? ¿Te preguntas en qué consiste? ¿Si es obligatorio? ¿Qué implica si no lo pasas? ¿Qué nivel de francés se necesita para aprobarlo?

Desde el año 2019, Francés en línea acompaña a los fisioterapeutas que lo desean en la preparación del examen de francés del colegio de fisioterapeutas. Si, al igual que ellos, quieres prepararte y aprobar dicho examen sin (demasiado) estrés, sigue leyendo.

¿Todavía no tienes tu guía gratuita? Haz clic aquí para recibirla y saber cómo empezar tu aventura como fisio en Francia. 📩

Lo primero que tienes que saber es que el colegio de fisioterapeutas (l’Ordre des masseurs-kinésithérapeutes) no posee un examen tipo para evaluar tu nivel de francés ya que, para asegurar sus distintas misiones, el colegio de fisioterapeutas está basado en:

  • 1 consejo nacional
  • 14 consejos autonómicos (conseils régionaux/interrégionaux)
  • 100 consejos provinciales (conseils départementaux)

Los encargados de evaluar el nivel de francés de los fisioterapeutas extranjeros son los consejos provinciales. Al no existir una pauta nacional específica, los requisitos varían según la provincia, por lo que cada consejo emplea una forma propia para evaluar dicho nivel. Esto significa que todos los fisioterapeutas no se enfrentan a la misma prueba, ya sea a nivel de contenidos o en la forma del examen mismo.

1. ¿Para qué sirve el examen de francés del colegio de fisioterapeutas?

El colegio de fisioterapeutas tiene la obligación de asegurarse de que los fisioterapeutas extranjeros, cuyo título se obtuvo fuera de Francia, poseen un nivel correcto de francés. La evaluación de idioma permite comprobar la capacidad que tiene el fisioterapeuta para desarrollar su labor al igual que sus compañeros franceses, entendiendo y siendo comprendido por los demás profesionales, los pacientes y sus familias, evitando cualquier riesgo de confusión, pudiendo tener consecuencias nefastas para la salud de los pacientes. 

2. ¿Es obligatorio o hay casos en los que no lo hacen? 

Comprobar el correcto dominio de francés de los fisioterapeutas graduados fuera de Francia es una obligación por parte del colegio de fisioterapeutas. Si bien es cierto que para evaluar el nivel de francés de los fisios extranjeros la pauta no es idéntica en todas las provincias y puede variar según el consejo provincial donde se realice la petición de inscripción (véase punto nº4), hay que tener en cuenta que el consejo nacional se vuelve cada día más estricto en cuanto al dominio del idioma.

Nota: Incluso después de varios años ejerciendo en Francia, si un fisioterapeuta graduado en el extranjero decide cambiar de provincia para trabajar, algunos consejos provinciales pueden llegar a citarlo, con el fin de asegurarse que el dominio del francés es suficiente y no es una traba en el desarrollo de su profesión.

3. ¿Cuáles son las consecuencias si mi nivel de francés no le basta al colegio de fisioterapeutas?

Si, después de haberte examinado dos veces, el colegio de fisioterapeutas considera que tu nivel de francés es insuficiente, no podrás trabajar en Francia.

4. ¿En qué consiste el examen de francés del colegio de fisioterapeutas? 

Antes de adentrarnos en la forma y los contenidos de la prueba de francés, aclaremos algunos términos:

Test de nivel, examen/prueba de francés, entrevista/encuentro con el colegio de fisios: ¿es lo mismo? ¿Cuál es el contenido de cada prueba?

No es exactamente lo mismo. Según la provincia en la que estés, puede que te pidan presentarte a un test de nivel, organizado por y en una academia de idiomas. Dicha prueba suele consistir en preguntas escritas de gramática y de comprensión oral, tipo test. Esta prueba se suele realizar en un ordenador y les permite evaluar de forma sencilla (aunque incompleta, pero es otro debate) hasta qué punto dominas el idioma. 

A continuación, serás notificado por el colegio de fisioterapeutas con el fin de evaluar tu nivel de francés mediante una entrevista y, una o varias pruebas de idioma (oral y escrita), enfocadas hacia la realidad de la profesión del fisioterapeuta. Concretamente, significa que tendrás una parte de intercambio oral informal y otra más formal. Esta última puede consistir en:

– ¿Si tengo un certificado de idioma, me harán un examen igual? 

Siento decepcionarte, pero, una vez más, depende de cada provincia. 

Te habrás fijado que a menudo se menciona el nivel B2 en las ofertas de trabajo para fisioterapeutas, por lo que es legítimo que te preguntes lo siguiente: “Si tengo un nivel B2, me harán un examen igual?” Veamos las dos opciones más frecuentes:

Caso 1:

Sin certificado o título para acreditar tu nivel de francés al entregar los documentos que te pide el colegio, el consejo provincial te exigirá pasar un test de nivel y/o te citará para comprobarlo por él mismo. Si no consigues el nivel de francés requerido por el colegio, el consejo provincial te dejará un tiempo antes de citarte de nuevo para que demuestres que sí has alcanzado el nivel exigido.  

Caso 2:

Incluso entregando un certificado o título de francés de nivel intermedio o avanzado, el consejo provincial puede citarte para realizar una entrevista así como unas pruebas de idioma, con el fin de comprobar por ellos mismos si tu nivel de francés es suficiente para ejercer como fisioterapeuta en Francia. Los hay que convocan de forma sistemática a los fisioterapeutas extranjeros para comprobar su manejo del idioma, todo depende de donde realices tu inscripción (y de la suerte que tengas).
En algunos casos, estar en posesión de un título/certificado de nivel B2 resulta ser suficiente, pero quien tiene la última palabra siempre será el colegio de fisioterapeutas. Así que, ¡mejor prevenir que curar!

Piensa que, al prepararte para la prueba de idioma del colegio de fisioterapeutas, también te preparas para el trabajo que te espera una vez en Francia, ya que los simulacros que hacemos durante las clases te aportarán confianza para el ejercicio de tu profesión.

En resumen, incluso pudiendo justificar un nivel B2 mediante la entrega de un título oficial, lo más probable es que tengas que presentarte en el consejo provincial para demostrar tu aptitud de comunicación en el entorno laboral.

5. He aprobado un examen oficial y tengo un nivel B1/B2/C1. ¿Será suficiente para que el colegio de fisioterapeutas acepte mi inscripción? ¿Y para comunicarme con los pacientes y compañeros de trabajo?

Un examen de idioma es un ejercicio. ¿Qué quiero decir con esto? Me explico: al igual que cualquier ejercicio, un examen de idioma se puede preparar. Puedes entrenarte a identificar las expectativas recurrentes que aparecen, simulacro tras simulacro (de hecho, te recomiendo que hagas unos cuantos si decides presentarte a un examen oficial, sea cual sea). Mediante un análisis de los simulacros (y/o hablándolo juntos durantes nuestras clases), serás capaz de ver lo que se espera de ti, lo que quieren que demuestres. Además, existen trucos para “engañar” a los examinadores, y darles la impresión que tu nivel es superior al que tienes realmente (para conocer esos trucos, ¡apúntate a las clases de francés que imparto!). 

¿Qué significa todo eso? Significa que, aunque entregues tu título de francés al colegio de fisioterapeutas, puede que en la práctica, éste no corresponda con tu nivel real. Aprobar un examen, no es nada más que aprobar un examen. ¡Ojo! Diciendo eso, ¡no quiero menospreciar a los han aprobado y aprueban exámenes de idiomas! Evidentemente, si consigues aprobar un examen, ¡un mínimo tienes que saber! Pero, no forzosamente tanto como lo que has demostrado durante el ejercicio para que te habías preparado. Porque de eso se trata: un examen es un ejercicio que requiere preparación y que consiste en demostrar algo.

Todo lo dicho me lleva a compartir contigo dos noticias. Una buena y una mala.
Empezaré por la buena:
Si, gracias a tus conocimientos (y algunos trucos) has podido brillar delante del examinador, significa que ¡también lo puedes conseguir con el tribunal del consejo de fisioterapeutas!

Y la mala noticia?
Un examen evalúa algo teórico. Por lo tanto, muchas veces, está alejado de la realidad (por no decir que no tiene nada que ver con ella).
Desafortunadamente, las situaciones con las que te toparás una vez en Francia no se podrán superar solamente con “trucos”.
Todavía no conozco a nadie recién llegado a Francia que me haya dicho: “Entiendo todo lo que me dicen y no me cuesta nada comunicarme”.
El discurso suele ser “¡Qué cansacio!” “¡Menudos dolores de cabeza al final del día!” “Cuando me hablan, empiezo a sudar, y hasta tartamudeo cuando me toca decir algo” “Qué estrés al hablar con el médico en las reuniones” “No entiendo ni la mitad de las frases”

¿Por qué suele pasar eso? Primero, porque, en cuanto a la parte oral, lo que vas a escuchar en el día a día no habrá sido grabado en un estudio. Además, cuando varias personas hablan, pueden hacerlo a la vez, e incluso cortarse la palabra. También puede haber alboroto alrededor y los acentos pueden ser más o menos marcados. Otra cosa que suele pasar, es que la gente puede vocalizar más o menos y tú puedes estar, o no, acostumbrado a escuchar tal o tal acento. Y, sobre todo, descubrirás cómo los Franceses suelen acortar las palabras al hablar, cómo suelen “comerse” algunas vocales, o hasta sílabas enteras. En definitiva, descubrirás un francés espontáneo, sin filtro y más auténtico. Y claro, esa realidad puede sorprender, y desestabilizar a uno. 

Por último, no nos olvidemos de nuestra nueva normalidad en la que nos toca llevar mascarilla. Cuando tus interlocutores la lleven puesta, no tendrás acceso al apoyo visual de los labios. Aparte, por culpa de la mascarilla, a veces los sonidos parecen ahogados y se entiende menos, como si la gente vocalizara peor. 

En tu caso, si trabajas con gente mayor o con niños, verás que vocalizan de una forma distinta. Esto también influye en la compresión. Según donde trabajes, puede que te toque estar con pacientes que te hablan asfixiándose, lo cual dificultará tu comprensión.

Desde la perspectiva de la gente nativa que te rodeará, puede que no estén acostumbrados a tratar con extranjeros. Según su voluntad, sus esfuerzos y tu acento, es posible que no te entiendan a la primera, y que te hagan repetir una y otra vez. Hará que dudes de ti, y tienes que saberlo.

Si te cuento todo eso, no es para desanimarte. Todo lo contrario: es para que te prepares. Para que no te lleves una mala sorpresa. Para que vayas prevenido y para que estés listo para ello. Esto nos lleva al último punto.

6. Prepararse para aprobar el examen de francés del colegio de fisioterapeutas (y para enfrentarse con éxito a la realidad que te espera, una vez en Francia)

Cuanto mejor sea tu nivel, más fácil lo tendrás. Para el examen, y para todo lo demás.
Es una evidencia, no obstante, me parece fundamental mencionarlo. 
Dicho esto, veamos cómo conseguir el visto bueno del colegio de fisioterapeutas francés, así como unos inicios amenos en Francia.


Primera etapa:

Haz una balance inicial. Sé factual y determina en qué grupo te encuentras:

Grupo 1

  • Si empiezas de cero, te toca aprenderlo todo. Puedes dar tus primeros pasos con el kit de supervivencia de francés para fisios. Te permitirá adquirir directamente lo que te interesa: vocabulario de tu profesión necesario para comunicarte fácilmente con tus pacientes. Luego, vete a la etapa 3.

Grupo 2

  • Si perteneces al grupo de los “falsos principiantes”, significa que tienes nociones, pero puede que tus bases no sean muy sólidas. También puedes usar el kit de supervivencia de francés para fisios para hacer un balance sobre tus conocimientos y los que te quedan por adquirir para trabajar con confianza como fisio en Francia.

Grupo 3

  • Si tienes un nivel intermedio o avanzado, intentar contestar la serie de preguntas siguientes te puede ayudar. Hazlo de forma honesta, sin menospreciarte, pero tampoco de sobrestimandote. 

→ ¿Cuál es mi nivel actual? ¿Qué tal me desenvuelvo con el idioma?

→ ¿Qué se me da bien en francés, y qué me cuesta más? 

→ A día de hoy, ¿sabría enfrentarme a las situaciones del día a día de un fisio en francés?

→ ¿Sé cómo prepararme para el examen o me siento perdido?

→ ¿Qué tal tengo la pronunciacion? ¿Me entenderán los nativos?

→ Actualmente, ¿me siento capaz de redactar informes en francés para transmitirlos al equipo pluridisciplinar con el que trabajaré?

→ ¿Qué tal me sentiría en una reunion con los médicos, enfermeros, logopedas y fisios para hablar sobre mis pacientes?

Una vez obtenidas tus respuestas, no dudes en pedir ayuda para progresar con el idioma.


Segunda etapa:

Prepara la lista de contenidos y competencias que tienes que adquirir y/o mejorar. Para ello, te recomiendo encarecidamente que hagas una prueba de nivel para evaluar concretamente tus conocimientos y tus lagunas. Si te interesa conocer tu nivel en las distintas competencias del idioma (oral y escrita), puedes escribirme por aquí. Gracias a los resultados obtenidos, te facilitaré la lista completa de lo que tendrás que estudiar de forma prioritaria y secundaria. El test de nivel que propongo está basada en los niveles establecidos por el MCER y va enfocado al entorno laboral que será tuyo, así como al francés general.


Tercera etapa:

Aprender un idioma no se consigue en un día. Si empiezas desde 0, sé realista y no te plantees alcanzar un nivel avanzado al cabo de 1 mes de contacto con el idioma. Planificar un calendario claro y realista te evitará frustraciones y te permitirá motivarte. Mi consejo: sé constante, convierte el francés en una costumbre y organiza tu semana alrededor de los objetivos que habrás definido gracias al punto anterior. 


Cuarta etapa:

Usa recursos de aprendizaje adaptados a tus objetivos. Sin recursos adaptados, te resultará complejo alcanzar los objetivos que te has propuesto. No se te ocurriría presentarte a un concurso de la mejor tortilla sin huevos, ¿verdad? Por tanto, si quieres ser fisioterapeuta en Francia, te tocará demostrar (ya sea ante el colegio de fisioterapeutas, durante una entrevista de trabajo, con tus pacientes, compañeros o contigo mismo…) que tu nivel de francés te permite desenvolverte dentro (y fuera) del trabajo.

¿Qué recursos necesitas?


→ Si tu meta es adquirir vocabulario relacionado con las situaciones diarias de un fisioterapeuta, te recomiendo el kit de supervivencia de francés para fisios. Te permitirá hacerte con lo imprescindible para comunicarte con tus pacientes sin dudar. Es un recurso ideal si te resulta difícil asistir a clase y te gusta aprender de forma autónoma.

→ Puedes adquirir vocabulario de forma distinta y practicar tu producción y comprensión del francés gracias a las redes sociales. En la cuenta de @franceselinea te propongo (re)descubrir vocabulario específico para fisioterapeutas y también de francés general. ¡No dudes en usar los comentarios para practicar un poco! Nos vemos por aquí.

→ ¿Ya tienes cierto nivel de francés pero necesitas reactivar algunas nociones y adquirir vocabulario útil para tu trabajo? Las clases de francés para fisioterapeutas son una buena opción para ti ya que te proporcionan lo imprescindible para que tus pacientes y compañeros de trabajo te puedan entender. Evidentemente, las clases que imparto no pasan por alto el francés general, puesto que te será necesario para el día a día. ¿Listo? Entonces, ponte en contacto conmigo para explicarme tus objetivos y alcanzarlos juntos.

→ ¿Quieres preparar el encuentro que te espera con el colegio de fisioterapeutas? Las clases de francés para colegiarse te permitirán preparar la entrevista y el examen de idioma del colegio de fisioterapeutas. Dicha preparación te proporcionará toda la confianza que necesitas para superar esta prueba. 


Quinta etapa:

Para aprobar un examen, no puedes omitir los simulacros. Cuantos más hagas, mejor. Hazlos en condiciones “reales”: misma duración, sin distracciones, con un tribunal, etc.

Si decides presentarte a un examen de francés tipo DELF/DALF o TCF antes de que te cite el consejo provincial, puedes encontrar simulacros gratuitos en Internet, como por ejemplo aquí y/o aquí.

Para preparar la entrevista del colegio de fisioterapeutas conmigo y superarla al igual que otros companeros tuyos, haz clic aquí.

El examen de idioma del colegio de fisioterapeutas en Francia, en resumen

Demostrar, de una forma y otra, un buen manejo del francés será una etapa obligatoria si tu proyecto es ejercer de fisioterapeuta en Francia. Por esta razón, es aconsejable ir con el mejor nivel posible.

Al ponerse cada año más exigentes con el tema del idioma en los consejos provinciales, una buena preparación te permitirá irte más sereno a Francia. Así que, antes de marcharte a Francia para ser fisio, ¡prepárate! De este modo, limitarás las malas sorpresas, te irás con confianza y aumentarás tus posibilidades de superar las dificultades que te esperan.

No te olvides: la calidad de tu experiencia como fisioterapeuta en Francia depende en gran parte de tu nivel de preparación. Por tanto, no lo dudes: ponte en contacto conmigo, hablemos de tus objetivos y ¡manos a la obra!

¿Todavía no tienes tu guía gratuita? Haz clic aquí para recibirla y saber cómo empezar tu aventura como fisio en Francia.

Si te ha ayudado este artículo, ¡compártelo con tus compañeros fisios! 👐

Compartir: